Mariela, una batalla más

0

Por Marco Teruggi para Venezuela es Noticia

 

Mariela Machado no sabía la vida que le esperaría a partir de 1998.

Ella vivía en el barrio de La Vega, cerro arriba, en una de las tantas casas sobre casas, entre pasillos y ranchos que había allá.

Por el curso previsto, según el orden social que hasta entonces existía, ella debería haber quedado confinada a lo poco, como su barrio, su clase, su país. Los márgenes, a eso estaban destinados millones, entre ellos Mariela.

Veinte años después, ese tiempo parece lejos, así como el de su participación en el primer Comité de Tierra Urbana de Venezuela, creado en el 2002, o el de la ocupación de un estacionamiento en el 2010 junto a varias familias en el corazón de Caracas para construir viviendas. Ocho años después, ya construyeron todas las viviendas y más: Tenían financiamiento para 80, y con ese dinero hicieron 125. ¿Cómo? Con la organización y participación de cada uno en la construcción de los edificios. “Aquí construimos comunidad”, dice Mariela.

nnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn

Su historia es la de muchos. Fue desplazado el orden social construido entre la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez y la victoria de Hugo Chávez en 1998.

Emergió otro orden, y las Mariela pasaron del margen al centro, sin, como ella siempre insiste, olvidar de donde se viene, “sin desclasarse”, como dice.

Por eso, en estos días defiende  esa historia que viene protagonizando. “Yo quiero un país libre, y la libertad no me la dan cuatro paredes de una casa”, dice, y llama a no quedarse en lo alcanzado, a ir a más.

La campaña, que cerró el jueves, se desarrolló en un momento económico complejo para el país y, en particular, para los sectores populares y las clases medias.

Los factores visibles son: el aumento del dólar, que en las últimas tres semanas fue elevado de 200 mil a más de 800 mil; el consecuente impacto en los precios que, además, es sobredimensionado por la lógica especulativa de grandes comerciantes; la dificultad para conseguir medicinas o utilizar el transporte público.

Es un cuadro que lleva cerca de tres años, agravado como parte de la estrategia declarada de los Estados Unidos, y ante lo cual el chavismo no ha logrado construir respuestas suficientes, tanto por dificultades propias en la producción -en una economía formada en el negocio del petróleo y la importación-, como por complicidades de sectores corruptos.

Por eso el debate de la campaña fue, centralmente, la economía.

Nnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn

Nicolás Maduro, candidato del chavismo, ancló su mensaje en reivindicar las políticas sociales implementadas en los años de Revolución, y, en particular, en su mandato, a la vez que sostuvo que, en caso de ganar, confrontará contra aquellos que atentan contra la estabilidad económica, sintetizados en el concepto de “grandes mafias”.

Los otros dos candidatos, Henry Falcón, ex chavista y ex integrante del espacio de unidad de la derecha, y Javier Bertucci, ex pastor evangélico, también centraron gran parte de su campaña en el eje económico.

El primero, afirmó que dolarizará la economía y privatizará empresas; el segundo, que tomará un préstamo milmillonario ante organismos internacionales, y recorrió el país con sopas colectivas.

Sus programas económicos se mostraron con poco desarrollo, con la estrategia de captar el malestar provocado por el cuadro material. Visto en términos políticos/económicos, Venezuela está en un momento propicio para la emergencia de una candidatura fuerte opositora. Ninguno de los dos pareció mostrar en la campaña las condiciones para asumir ese papel.

mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm

Lo particular de estas elecciones, en filas de la oposición, no es quiénes se presentan, sino quiénes no lo hacen.

Los principales partidos de la derecha, agrupados en el Frente Amplio Venezuela Libre, y Soy Venezuela, decidieron no ir a las urnas, una decisión tomada cuando se retiraron del espacio de diálogo con el Gobierno, en República Dominicana.

Optaron por la táctica de vaciar las elecciones, por no tener fuerza política y unidad para presentarse y ganarlas, y para intentar quitarle legitimidad a Nicolás Maduro, en caso de resultar electo.

La razón de esa decisión no debe verse en el cuadro nacional sino internacional. La conducción de esa maniobra reside en los Estados Unido, al punto que resulta más claro escuchar a los voceros del Gobierno norteamericano, que a esa misma derecha, para saber qué harán.

Y lo que harán ya está anunciado en boca, por ejemplo, del Vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence: Presionar aún más con los ataques a la economía para fortalecer el bloqueo que conduzca a la asfixia, desconocer la victoria de Maduro, aislarlo internacionalmente, buscar una vía no democrática de acceder al poder.

nnnnnnnnnnnnnnnnnnnn

En estos últimos días de campaña se multiplicaron declaraciones de gobiernos aliados a los Estados Unidos, como Argentina, México y Colombia, países de la Unión Europea, o el caso de Canadá, buscando impedir la instalación de las urnas en las embajadas y consulados, y la Organización de Estados Americanos (OEA), en una estrategia común de aislamiento que se profundizará luego del 20 de mayo.

 

Esa característica internacional le imprimió un rasgo particular, tanto a la campaña, como a lo que está en juego.

La dimensión de soberanía, independencia, se conformó en un punto central, en particular, ante las imágenes repetidas de dirigentes opositores pidiendo más sanciones en Europa y en Estados Unidos, y, en algunos casos, como Antonio Ledezma, demandando una intervención directa.

La disputa planteada de manera explícita por Estados Unidos le imprime mayor fortaleza al mismo chavismo, a sus organizaciones, permite situar las dificultades materiales dentro de un contexto mayor, histórico. Está en juego algo grande, un país libre, como dice Mariela.

Una de las preguntas centrales que emerge es, ¿qué sucederá después del 20 de mayo en caso de ganar Nicolás Maduro? ¿Tiene el chavismo las herramientas políticas y económicas para resolver algunos de los principales nudos de la situación económica?

Nudos nacionales e internacionales, producidos por la estrategia de desgaste sobre la economía, desencadenados por esa misma dinámica, agravados por dificultades propias del gobierno, y, en términos más generales, del chavismo.

Nicolás Maduro afirma en su campaña que sí, que es necesaria la reelección para avanzar contra las mafias y el cuadro de crisis provocado. Es una demanda urgente en la población que ve, cómo la subida de los precios licúa su poder adquisitivo, y debe recurrir a nuevas estrategias para enfrentar el cuadro económico.

Qué sucederá luego del 20 de mayo implica, también, preguntar por los Estados Unidos. ¿Estarán dispuestos a ir, más allá de lo hasta ahora hecho, contra el país, para no permitir seis años más de chavismo? En esa respuesta están las respuestas a lo que podrá suceder.

En lo inmediato, se encuentra la elección del 20, para la cual, las miles y millones de Marielas del país, están en batalla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre