Mar de Leva – Ser de izquierda

0
(Por Farruco Sesto)
Hay conceptos, representados por palabras, que nacen para ayudar a comprender la realidad en un momento dado y en una situación determinada. En el ámbito de la política uno de ellos es el de izquierda, que en su origen sirvió para expresar la posición política de uno de los bandos en pugna en la Asamblea Constituyente surgida en el proceso de la Revolución Francesa.  El bando opuesto, por contraposición lógica, era la derecha. Ambos conceptos políticos persisten todavía universalizados más de dos siglos después. Pero, particularmente el de izquierda se ha convertido en un término tan ambiguo que de poco sirve. Con el paso del tiempo, perdió toda su capacidad de precisión, sirviendo para significar cualquier cosa, tanto a efectos de la propia auto definición como para su uso interesado por el enemigo.
De manera que, a efectos de conocernos nosotros mismos, quienes queremos cambiar el mundo de base, me parece que podría ser de mucha utilidad precisar ese término, izquierda, en el ámbito de nuestra posición política.
¿Cómo definir entonces, actualizándolo al tiempo presente, el concepto de izquierda? No es tarea fácil hacerlo en pocas líneas, por la complejidad del tema y la necesidad de poder encajar esa actualización en todas las situaciones, geografías y culturas, que no son pocas.
¿Ser de izquierda en Venezuela, ser de izquierda en Galicia, por ejemplo, o en cualquier otra parte de planeta, tiene o debería tener, el mismo significado? Pienso que de eso se trata, justamente, de conseguir las pautas generalizadoras, identificadoras, que nos permitan reconocernos.
Al respecto, creo que la mejor manera de conseguirlo es por medio de la adjetivación del concepto, de su calificación, a través del intento de llenarlo de contenidos como quien viste una palabra, un sustantivo cualquiera, resaltando sus cualidades. Y eso es lo que me propongo humildemente hacer.
Para ello, tomaré como referencia las experiencias vividas en mi condición de militante de un proyecto emancipador tan notable y singular como el de la Revolución Bolivariana. Un proyecto puesto en marcha y liderado durante un tiempo grande por el comandante Hugo Chávez, cuyo pensamiento sigue guiándolo todavía en sus aspectos esenciales.  Un proyecto también que, a su vez, se considera heredero y continuador del sueño de Independencia asumido hace ya más de dos siglos por El Libertador Simón Bolívar. Pues pensamos y defendemos que la memoria cuenta, en el transcurrir de las generaciones, para enlazar el pasado inevitable con el futuro que se prefigura. En cualquier lado es así. En cualquier escenario de las luchas humanas.
(Apuntes para la introducción a mi libro “Ser de Izquierda a partir de Chávez”)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre