Mar de Leva – El arte de la política

0
Mar de Leva - El arte de la política

(Por Farruco Sesto)

El arte de la política no es individual sino colectivo. Me explico.

Siendo como soy bolivariano y chavista confeso, y por lo tanto afecto a la democracia participativa y protagónica, no pienso que la política haya de ser un tema exclusivo para el desempeño de contados especialistas, denominados y autodenominados “políticos”, sino para el ejercicio de la sociedad en su conjunto. Es decir, de todas y de todos los ciudadanos, que han de asumir la política a plenitud.

Lo digo, porque esa especie de secuestro de la actividad política es lo que ocurre, justamente, en la versión liberal de la democracia, a mi juicio limitada y manipulable, donde los ciudadanos no son verdaderamente políticos sino apenas electores. Como decía más arriba, allí la práctica política se restringe a un cierto número de “profesionales” dedicados a ella, generalmente de por vida, aunque no siempre. Pues hay algunos que esa “profesión” solo la asumen en determinadas coyunturas de su existencia. Tanto es así, que no es infrecuente ver a  un “político” que, tras determinado revés electoral, o especial desilusión en el ejercicio de su cargo, se dirija a la audiencia para explicar con humilde grandilocuencia: “Hasta aquí llegué yo, me voy en este punto, me retiro definitivamente de la política”.

Aunque, por supuesto, también pueda ocurrir lo contrario. Y así vemos de pronto,  a un empresario, o a un académico, que se yo,  amanecer un buen día con la decisión de “meterse a la política”, en su particular camino de Damasco, como  quien descubre un asunto de urgencia para su vida, con posibilidades de medrar en ella y satisfacer determinadas aspiraciones.

Porque el ejercicio de la política, repito, en la noción estrecha de la democracia liberal, es fundamentalmente una opción personal especializada y no un asunto del común.  

No es así en el concepto bolivariano. Pues siendo la política básicamente un tema de ética y de organización social, entendemos que la tarea nos corresponde a todas y todos. Dado que el simple hecho de votar no es suficiente. 
Por cierto, que me gusta como suena y lo que expresa este dúo dinámico: ética y organización. Sobre ello me apetece reflexionar un poco. Tal vez podamos hacerlo un día de estos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre