Mar de leva – De las catacumbas al corazón

0

(Por Farruco Sesto)

Hay quien concibe el ejercicio de la política, como si fuera un juego de salón. Un tema de sagacidad y de habilidades en la confrontación de cúpulas. El arte afinado de la constante maniobra personal y grupal. Sumado, en estos tiempos que vivimos, al cultivo de las relaciones virtuales a través de las redes.

Pero por más que en el universo de la izquierda, haya quienes lo supongan también así, y lo lleven a la práctica, déjenme decirles que esa concepción no es de izquierda. 

Creo que hay que insistir en ello. No lo es.

Pues para la mujer, o para el hombre de izquierda, para los movimientos o partidos de este lado del espectro, para todos aquellos que desean transformar a fondo la realidad hasta el límite de lo posible, la política es y debe ser otra cosa bien distinta. 

Nada sin el pueblo. Todo con él, al servicio de él, sumergidos en él, hasta donde la vida alcance. Y sobre todo después de Chávez, que hizo de esa relación el eje de su pensamiento político y de su práctica.

No podría ser de otra manera. Esto vale tanto para la etapa de la lucha por el poder, como para la subsiguiente lucha desde el poder, que nunca termina.

Al respecto, quiero hoy cederle al Comandante Chávez, una vez más, el espacio de esta humilde columna para que nos acompañe con sus palabras.

Vean ustedes, de que manera tan sentida lo expresa:

“…recuerdo haber dicho: Me voy a las catacumbas del pueblo. Y desde entonces nos fuimos. No es que me voy, porque en verdad uno nunca anda solo, aunque a veces el desierto aprieta y el sol encandila y la arena se recalienta. Nunca uno anda solo. Jamás uno anda solo. Aunque a veces lo pareciera. Pero nos fuimos entonces por las catacumbas del pueblo. Recorrimos soledades, recorrimos caseríos, de día, de noche, bajo la lluvia, bajo el sol, con poca gente o con mucha gente, no importa, pero con una bandera en alto, con un proyecto largo, con un camino abierto y abriéndose hacia el horizonte, y ese camino, pues, aquí nos lleva, pero es el mismo camino, es el mismo rumbo, las catacumbas del pueblo para que salgamos de las catacumbas, para que salgamos de los abismos, para que hagamos una Venezuela verdaderamente nueva…”

(H. Ch. 12.03.2000  Aló Presidente Nº 33)

Y en otra oportunidad:

“…voy a las entrañas, a las catacumbas del pueblo, fue que dije y de ahí no he salido. De las catacumbas al corazón”

(HG.19.4.2002)

Por mi parte estoy convencido de que si esta Revolución en batalla sigue el camino de la victoria, es porque la mayoría de nuestros  líderes fundamentales, y especialmente el Presidente Nicolás Maduro, han sido buenos hijos de Chávez también en esto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre