La economía venezolana: cuentos y verdades

0

(Por Luis Britto García)

Por el engaño

Decía Bolívar en el Discurso de Angostura: “Por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza”. Por el engaño se ha mantenido al  pueblo venezolano bajo la dominación de un cúmulo de intereses vernáculos y extranjeros; por la ignorancia se ha querido impedir que disponga de los recursos para sobrevivir. Disipar  engaños, iluminar  oscuridad es la meta del último libro de Pasqualina Curcio: La Economía Venezolana: Cuentos y Verdades.

Un fraude económico

Toda dominación clasista se constituye sobre  un fraude económico, político y cultural. Nuestras sociedades originarias en Venezuela no estaban divididas en clases sociales, salvo en algunos casos de estratificación incipiente. Los invasores europeos articularon un sistema para vivir a costa del trabajo de los invadidos: convencerlos de que ni ellos ni su trabajo valían nada. Con  variantes, el engaño perdura hasta  hoy.

Invitaciones al suicidio

Durante nuestra Historia hemos padecido bajo el poder de farsantes que nos han repetido el mismo engaño con instrumentos ideológicos diferentes. Durante la Conquista y la Colonia la religión  predicó que no teníamos alma y que éramos menores sometidos a tutela. Durante la República Oligárquica la Ideología Ilustrada mintió que los pobres no éramos buenos ciudadanos porque no teníamos propiedad y por tanto tampoco derechos políticos. Durante la Oligarquía Liberal y las Dictaduras Andinas, el positivismo de Indias nos diagnosticó como bárbaros, descendientes de razas “inferiores”, a ser sustituidos por inmigración caucásica.  Los populismos implantaron el Desarrollismo, según el cual para salir del atraso debíamos entregarnos  totalmente al capital trasnacional. Veamos cómo Pasqualina Curcio refuta tantas invitaciones al suicidio.

El cuento de la flojera

Embuste antológico que pretende legitimar toda explotación es el de la supuesta flojera del venezolano. La campaña arranca con los cronistas de Indias. Gonzalo Fernández de Oviedo dice que: “esta gente de su natural es ociosa e viciosa, e de poco trabajo e melancólicos e cobardes, viles y mal inclinados”.  López de Gomara llama a los indígenas además «holgazanes, vanagloriosos, vengativos y traidores». Fray Tomás Ortiz  los califica como  “haraganes, ladrones, mentirosos y de juicios bajos y apocados”. El aguacero de descalificaciones llega hasta la contemporaneidad.  Que levante la mano el lector que no haya escuchado variaciones sobre el cuento. ¿Será verdad que somos perezosos? Pasqualina Curcio  demuestra con números precisos  que desde 1920  hasta 2013  la economía venezolana ha crecido 14.277%.  Y que entre 1976, año de la “nacionalización” de la industria petrolera y 1998, inicio de la Revolución Bolivariana, el producto interno bruto (PIB) aumentó 76%. También señala con números irrefutables que ya en Revolución, desde 1999 hasta 2013  el PIB creció 57%, y que si se toma en cuenta   el periodo completo a partir de la nacionalización de la industria petrolera (1976-2013)  el PIB en Venezuela se incrementó 160% . ¿Cómo es posible que en un país de flojos el PIB crezca 14.277%.  en 99 años?

El  cuento de la monoproducción

Cuando se plantea la pregunta anterior, viene la justificación fraudulenta: Ah, porque somos una economía monoproductora, no producimos más que petróleo. Aquí de nuevo convoca Pasqualina Curcio las cifras del BCV.  En promedio, desde 1920, el 84% del total de la producción nacional es no petrolera, mientras que sólo el 16%, es petrolera. Estas magnitudes han fluctuado: desde  1920 a 1975, cuando la producción petrolera era privada, generaba en  promedio el 41% del producto total nacional, mientras que  la producción no petrolera era superior y representaba el 59%. Tras la nacionalización del petróleo, entre 1976 y 2018, la producción del país ha sido  ha sido en promedio 15% petrolera y 85% no petrolera. En los últimos años, la proporción de producción petrolera ha disminuido: entre 1999-2018,  fue en promedio 13,9%, y el  año 2012 fue tan solo 10,8%. Es falso  que la mayor riqueza que Venezuela genera provenga de los hidrocarburos: históricamente sucedió lo contrario.  

El fraude de las inversiones extranjeras

Aclaradas las patrañas básicas, las demás se disuelven por sí mismas. Por ejemplo, la que miente que, ya  que no trabajamos y no producimos nada, debemos entregarnos incondicionalmente a las inversiones extranjeras. Pero éstas han sido modestísimas frente a sus descomunales beneficios. Como también demuestra Pasqualina: “Según datos tomados de la Balanza de Pagos publicada por el BCV, desde la nacionalización de la industria petrolera en 1976 y hasta el año 2018, las inversiones extranjeras privadas suman US$ 57.562 millones. Algo así como el 4,54% con respecto al total de las exportaciones petroleras de Venezuela durante el mismo período. Recordemos además que las exportaciones petroleras representan el 98% de las exportaciones totales y además están a cargo del sector público. En otras palabras, la inversión extranjera privada en Venezuela ha sido históricamente marginal”. ¿Qué dirán entonces aquellos que sostienen que para atraer supuestas inversiones extranjeras debemos entregar la soberanía, exonerarlas de tributación, inmunizarlas contra las alzas de impuestos, permitirles que tribunales de otros países decidan sobre cuestiones de orden público interno, incluso prestarles los capitales que se supone que deberían traer?

El problema central

Tras demoler muchos mitos más, como el de “la emigración masiva” o el del “dinero inorgánico” concluye Pasqualina: “El problema de la economía venezolana no es el petróleo,  ni el hecho de que solo exportemos hidrocarburos, claro que si se diversificaran las exportaciones seríamos menos vulnerables ante los cambios en los precios internacionales de este producto. El problema central de la economía venezolana es el uso que se ha dado a los ingresos petroleros los cuales han superado todos los años las importaciones, incluso recientemente en el marco de una guerra económica contra el pueblo de Venezuela que ha implicado, entre otros aspectos, la caída de las exportaciones”. Recuperar esa producción y esos ingresos y darles un uso socialista es la tarea de todos.

TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO GARCÍA

Artículo anteriorPrograma Mesa Redonda sobre Internet, Redes Sociales y Guerras Híbridas
Artículo siguienteEl “desenvejecimiento” del mundo
Luis Britto García
Luis Britto García. Caracas, 1940. Narrador, ensayista, dramaturgo, dibujante, explorador submarino, autor de más de 70 títulos. En narrativa destacan Rajatabla (Premio Casa de las Américas 1970) Abrapalabra, (Premio Casa de las Américas 1969) Los fugitivos, Vela de armas, La orgía imaginaria, Pirata, Andanada y Arca. En teatro, La misa del Esclavo (Premio Latinoamericano de Dramaturgia Andrés Bello 1980) El Tirano Aguirre (Premio Municipal de Teatro1975) Venezuela Tuya (Premio de Teatro Juana Sujo en 1971) y La Opera Salsa, con música de Cheo Reyes. Con Me río del mundo obtuvo el Premio de LiteraturaHumorística Pedro León Zapata. Como ensayista publica La máscara del poder en 1989 y El Imperio contracultural: del Rock a la postmodernidad, en 1990, Elogio del panfleto y de los géneros malditos en el 2000; Investigación de unos medios por encima de toda sospecha (Premio Ezequiel Martínez Estrada 2005), Demonios del Mar: Corsarios y piratas en Venezuela 1528-1727, ganadora del Premio Municipal mención Ensayo 1999. En 2002 recibe el Premio Nacional de Literatura, y en 2010 el Premio Alba Cultural en la mención Letras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre