Chávez y la unidad de los intelectuales

0

Por Farruco Sesto

 

El Libertador Simón Bolívar clamó por la unidad hasta sus últimos momentos.

De la misma manera lo hizo el comandante Hugo Chávez a lo largo de su vida, sabiendo que la unidad es algo que se construye con esfuerzo, pero que a veces también puede destruirse.

A tal punto que, en su hondo y sentido mensaje del 8 de diciembre de 2012, nos dejó para siempre, con carácter de instrucción y también de ruego, un lema que hoy es sagrado para nosotros: unidad, lucha, batalla y victoria.

El tema de la unidad fue, pues, para Chávez, un elemento clave de la política tal como él la concebía. Lo desarrolló así, tanto en su pensamiento como en la práctica revolucionaria. Lo hizo como Líder de una Revolución, como Presidente de una República y como Jefe de Estado, impulsando la unidad en todas sus vertientes: unidad del pueblo, unidad de los patriotas, unidad de los revolucionarios, unidad de la Fuerza Armada, unidad cívico-militar. Y más allá de nuestras fronteras incluso: unidad de los latinoamericanos, unidad de los pueblos frente a los imperios.

Sumar, sumar fuerzas, contra el enemigo, en la construcción de un mundo nuevo.

No podemos acercarnos a Chávez, descuidando ese punto.

No podemos identificarnos con el Comandante y llamarnos chavistas, sin comprenderlo y practicarlo.

Y entender también que el principal territorio donde tiene lugar esa lucha y sus innumerables batallas por la causa humana, es el que pertenece a las ideas,  al espíritu, a la cultura, a la visión  del mundo, para lograr cambiar un modo de vida por otro. Contra el capitalismo, el socialismo. Así lo dijo en un momento dado: “Ah, el socialismo es la alternativa al capitalismo, la alternativa real, verdadera y válida, y es otro modo de vida. Contra un modo de vida, otro modo de vida, contra una cultura, otra cultura, contra un régimen viejo, otro régimen nuevo, contra un estado burgués, otro estado: el socialista, el que está aquí, el estado social de derecho y de justicia”. (H.CH. 19.09.10)

Tiene que ver con lo que Fidel denominaba con gran acierto “La batalla de las ideas”. Y para esa batalla también se necesita unidad. Unidad de principios  y propósitos, unidad de lealtades esenciales y de organización. Unidad en la diversidad, de enfoques y criterios por supuesto, pero para sumarse unos con otros en la resistencia y en la contraofensiva. Tal como lo afirmó el comandante Chávez en Caracas, el 5 de diciembre de 2004, en la clausura del Primer Encuentro Mundial de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad: “Vamos a seguir para que el mundo se dé cuenta de lo que aquí se ha reunido, y más aún de lo que aquí ha nacido, un compromiso de todos nosotros por la unidad de todos. Que tenemos distintas ideas sobre temas distintos. ¡Claro! ¡Claro! Pero más importante es la unidad de todos, es momento de unidad. ¡Unidad, unidad y unidad! Por encima de las diferencias a los tópicos y a las corrientes que entre nosotros existen. Y esa natural que así sea, y es necesario que así sea.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre